jueves, 19 de marzo de 2015

Hay que ser valiente...



Hay que ser valiente para tener enemigos,
hay que tener valor para ello.
No todo el mundo esta preparado para ello porque todos buscamos la aceptación del resto.

¿Pero sabéis?
Yo estoy encantada de tener enemigos, por muy raro que parezca,
y de hecho agradezco tener enemigos,
y lo que es más,
honro a mis enemigos,
¿por qué? Porque ellos han tenido el valor de seguir sus ideas,
de seguir sus pensamientos, de seguir sus costumbres,
de ser ellos. 
No les ha importado perder amistades por ser fieles a si mismos,
no les ha importado perder oportunidades por no encontrarse con sus enemigos.
De ellos, me fio.

De quien no me fio, es de esos que bailan el agua del más fuerte,
de aquellos que por miedo a ser desterrados siguen a la cola de su verdugo,
de aquellos que por miedo a ser señalados siguen siendo fustigados
y han perdido su esencia, sus creencias, sus ideas, sus emociones y sentimientos.

Hay que tener valor para tener enemigos,
y tu ¿tienes enemigos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada